miércoles, 8 de diciembre de 2010

Llueve


Llueve. Ya lo adelantaba el Instituto Nacional de Meteorología. Y parece que va a seguir así por unos días. Bajo la lluvia estamos. Este estado climatológico siempre me hace percibir más despacio el paso de las cosas (¿otra fisura del continuo espacio-tiempo?) y se convierte en un estado anímico.

Así, esta noche de fútbol europeo se diluye a cámara lenta. Como la sangre derramada por la última víctima de la violencia de género. Y mientras unos miran temblar en la pantalla de televisión un estadio de fútbol, olvidando muertes conyugales, yo me adentro en esto de plasmar algún que otro pensamiento en esta pantalla de ordenador, que también tiembla, pero con menos emoción que la del Circo balompédico.

Estas noches en que se ralentiza el paso del tiempo dejan poco espacio a la adrenalina en sangre y el odio, a pesar del fúrgol y la violencia en vena, y sí para pensamientos más melancólicos. No voy a encontrar cerca, lo sé, unas elucubraciones divertidas de Marx, (Groucho) o alguna frase que os emocione, hoy no va a ser, ni vamos a viajar con un De Lorean. Hoy no toca. Toca la lentitud de la melancolía, recitar un verso de Cernuda, una cafetería donde dos novios rompen, un paraguas que se abre del revés por una ráfaga de aire, un niño que se pierde de su madre, el charco de sangre seca de una mujer asesinada en un portal por alguien a quien amaba, una carretera comarcal por la que se conduce cansado y nunca te deja llegar a casa, una tela de araña que no puedes despegar de tu mano, las cosas que nunca le dijiste, una estación, una amenaza de la mafia, el llanto de ella todas las veces que la herí, los gritos cuartelarios, un desguace de coches. Podría seguir, podría continuar enumerando como si fuese una nube descargando lluvia actos humanos melancólicos o estériles, la lista es larga y fácil cuando la lluvia dibuja los paisajes, la sangre me alcanza y se ha hecho de noche hace rato

5 comentarios:

  1. Hoy es un día horrible, para mi lo de menos hoy es que llueva, estoy haciendo daño sin querer a dos personas, no sé cómo he llegado a esto :-)

    ResponderEliminar
  2. A mi el fútbol me encanta pero no fui capaz de ver un solo partidos de los Mundiales tanto waka waka y tanta mierda cuando el presidente es un corrupto violador, y sobre esta pobre mujer asesinada, no sé ni qué decir porque solo me salen juramentos, es simplemente horrible. Por cierto tampoco vi este partido, cada vez veo menos fútbol.

    ResponderEliminar
  3. Vir. Horrible, sin duda.
    Ese charco de sangre en las noticias... no sé, qué congoja.
    Pero todo importa una mierda cuando rueda el balón.
    Será estúpido y antiespañol, pero me he puesto muy triste.

    ResponderEliminar
  4. La gente inteligente sufre, los demás pasan de todo.
    En mi caso tengo hasta pesadillas, hace tiempo que antes de acostarme tengo que escuchar música porque si no tengo unos sueños de flipar. No hace ni 15 días que rompí esa rutina y soñé con niñas africanas violadas, así que te recomiendo que no te acuestes después de escuchar una noticia así, a mi me encanta torturarme pero no es lo más sano que digamos.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar