viernes, 15 de enero de 2010

Florencia y el INEM.

Tengo la fé un poco desbaratada, un grifo que gotea; los huecos de mi cabeza están llenos de miedo a lo que hay por "ahí". Cuando voy al supermercado miro a las cajeras y entono a gritos "aquella tarde" de Isma. Los seguratas me depositan en el maletero de mi coche destartalado, hecho un azucarillo. Hoy no sé porqué me afeité. Creo que el diablo viene a cogerme. Mi imaginación ya no sabe cómo estirar la limosna de parado. Todo el mundo sabe que me han echado del curro y los supermercados. No me apetece ver a nadie, sólo taparme por las noches con su sonrisa. Algo me ha picado en los tobillos. ¿Quién quiere comerme? Quizá vaya al cine, aunque puede que tampoco me dejen entrar. La sequia vuelve, si cabe, más egoísta a la gente, creo que en poco tiempo mataremos para apagar la sed además de hacerlo, como hasta ahora, por diversión. Los días fluyen densos como la marea de un petrolero, huele a guadañas e incienso, a gente ignorante raptando las calles, llenándolas de miedo e intolerancia de Calabria a la Conferencia Episcopal española, escupiendo balas unos y consignas cerriles otros. El laberinto laboral nos procura quina para desayunar y ricino para la cena de nuestro ínclito presidente de gobierno. Funcionarios, parados, jubilados y repartidores pueblan las calles por las mañanas ¿dónde están las marujas? No habitaré por más tiempo laberintos, aunque vaya a seguir entonando a gritos "aquella tarde" cada vez que la mirada a detergente de las cajeras se espolvoree por mi cara y mi tarjeta de crédito. El paro es una droga devastadora. ¿Dónde está el calor?

En 1453 cuando se desmoronaron las murallas de Justiniano, la élite intelectual de Bizancio se refugió en la península itálica. Eso y la biblioteca de Córdoba (la mayor de Europa en la época) iban a traernos el Renacimiento, donde el hombre es la medida de las cosas y el único arquitecto de su destino. A Florencia la compararán con la Atenas de Pericles, que poblada de asesinos a sueldo va a conocer a David, Miguel Ángel, Rafael, ...

Sólo quedan asesinos, balas y sed.

(Aclarar que no me han echado de ningún supermercado ni cine)

jueves, 14 de enero de 2010

CajónDESASTRE

(A David García que en el cielo vive y al que añoro algunos días)

Vivir no siempre es la única excusa.
Los malos nunca se marcharán.
¿Dónde conseguiría cercenar tanta tristeza y malos modos?
¿Dónde encontrar un mundo más humano?
Difícil mientras haya en personas el humus más elemental y venenoso.
Nunca nada fue lo que era, y así,
todos estos lodos traerán la arcilla del futuro.
Futuro ya iniciado. Y "hoy es siempre todavía".

Nos veremos por la vida, y es tanta la gente que espero tropezarme allí...
Hay no sé cuántas personas que conozco y millones que no,
algunas viven acorraladas, respiran eso si,
pero no para gritar o cantar, sino exclusivamente para seguir viviendo.
Y no siempre vivir es la única excusa:

Hipotecas, explotación, corrupción, divisiones, mordiscos, publicidad, caciques, especulación, incendios, agonías, disparos, hospitales desbordados, medios de desinformación masiva, habitar la caverna de Platón, machetazos, hambrunas, genocidios, terremotos, silencio, ceguera, paranoia, agujeros, relojes, saqueos, reptadores, retadores y trepadores sin techo, desolaciones, llantos, réquiems, resacas, mareas negras; pistoleros, pisotones, pirámides, pirados, pirañas, pintadas, pintureros, piruetas, piratas, Pilatos, piscinas marchitas; abortos, martirios, dolores, sobredosis, abandonos, pasos arrastrados, televisores en blanco y negro, lluvias ácidas, mafiosos, contrarrevoluciones, clausuras, bibliotecas deshabitadas, censura, atragantamientos, mareos, sopores, horrores sin fronteras, naufragios, escapes, colapsos, fusiones intermegaburocráticasfinancieras, roturas, anegaciones, quebrantos, terremotos, inundaciones, desiertos fuera de control, mentiras, erosiones, cheques sin fondo, jinetes apocalípticos, Iraq, PAZlestina, Sáhara, vientres hinchados, camisas de fuerza, casas desoKupadas, cigarros sin marihuana, guerras, tráficos, narcóticos, apesadumbramientos, engaños, préstamos sin aval, paces rotas, alas sucias, estrecheces, anónimos, antónimos y puntapiés, desapariciones, amenazas, robos, números rojos, capitalismo, ruleta, quiebras, prostitutas, madrugadores, hieles, altares, cuadraturas, IDUS de marzo, hielos, intestinos, extravíos, peces muertos, reposiciones; la clausura de NuncaJamás, Peter desvencijado y con arrugas derrumbado en una roca de la isla de los piratas; decretos, COUSO, ilegalizaciones, humaredas, fealdades, cañones, empujones, falsificaciones, estafas, hurtos, secuestros, demagogia, pucherazos, embargos, sanciones, mascaradas, PEROS, villanos de cómic y de telediario, posesiones, tirones de bolso, defectos, manías, estornudos, horarios comerciales, tostadas quemadas, traspiés, perfecciones, venenos, miserables, garrafón, Haíti, Colombia y todas las zonas cero, olvidos, mierda, camellos, cadenas; resbalón, patadón y remendón; tarjetas de crédito y visita, dobleces, doble personalidad, encargados, IPC, IVA, Euribor, SGAE, plusvalías, ..., codazos, cocodrilos, brokers, depilaciones, inacción, clero, PNV-PPOE-CIU-CC-ETC, ..., marabuntas, música de bar, BISBAL S.A., buzones con propaganda, somníferos, desafinar, olvidos, palabrotas, cenas pasadas, relaciones insípidas, insípidas personas, humo de coche; petróleo, Bush, Obama, Durao Barroso, Blair, Adná, Cheney, Rumsfeld y sus putas guerras preventivas ("delirios de loco borracho"), miedo, embolias, ceros patateros, hambrunas o que ya no vaya a estar David para contarnos que todo va ir mejor.