lunes, 10 de enero de 2011

Desnudos


Un fogonazo en la mirada.

Ella sabía, 
siempre sabía 
mirando 
OjOs
de propios y extraños, 
qué secretos guardaban en lo más profundo de su alma.

Desnudaba
a todas las personas 
que se encontraba

penetrando hasta su esencia.

2 comentarios:

  1. Pues no sé si me gustaría saber tanto :-))

    ResponderEliminar
  2. Es Usted todo un maestro de la escritura Don Roberto.Me ha encantado.

    ResponderEliminar