miércoles, 9 de marzo de 2011

Neruda, su cartero y el canto de un pájaro

No puedes irme robando versos para restregarte con cualquier meretriz, ¡botarate!

Pero Don Pablo, ¡hombre! la poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita.
Y el cartero; ante un Neruda un poco ofendido, porque encima se había apropiado de una oda elemental, como si se tratara de una manzana del colmado cualquiera, se quedó más ancho que largo y con una dignidad a prueba de bombas.

Lo pensaba hoy, lamido por el esparto de la helada, camino a mi rutina. Cantaba un pájaro en un árbol de un modo que yo nunca había escuchado dejándome perplejo y maravillado, y me dije, usaré ese canto para hacer una entrada hermosa en mi blog, sobre cómo empapa la alborada los árboles de esta ciudad de dios y la primavera amenaza con reventar por debajo de las baldosas y entre la cola del paro. 

Madre naturaleza mediante hoy me serví del canto de un pájaro para obviar el run run mediático, esquivar la tdt chungaULTRA, escapar de los insultos de la caverna, la siesta de la clase media y volver a recordar la belleza sublime y pasajera que existe a veces en mi ciudad viva que continua doliéndose el alma, aunque haya tenido a bien regalarme "otro día de asombro cotidiano. Porque en fin me parece que estoy vivo." que canta el gran Krahe.
La suave luz que anima mi ventana
temprano me avisó que ya era el día:
nuevo plazo de vida que venía,
mañana ha sido hoy por la mañana.

Al filo del reposo, por lo sano
se ha cortado la línea divisoria
que separa mi propia trayectoria
de mi vida común de ciudadano.

El porvenir, posible e indeciso,
al ayer tan seguro, le consulta,
el hoy por hoy me entrega y resulta
un hoy por hoy de límite impreciso.

Mañana ha sido hoy tan de repente...
hoy tengo que volver a hacerme cargo
de cuanto es dulce, de cuanto es amargo,
de cuanto casi es indiferente.





Como el tiempo ni siente ni padece
lo mismo si hace alegre o si hace triste
hoy estoy para todo lo que existe,
lo que ya va morir y lo que crece.

En este instante me siento quien soy,
adelante y atrás todo es mi vida,
mi vida a la redonda y esparcida,
mezclada con el mundo, ayer y hoy.

Porque ayer me ha pasado su recibo:
otro día al alcance de la mano,
otro día de asombro cotidiano.
Porque, en fin, me parece que estoy vivo.



  ( Hoy por hoy. Javier Krahe)

6 comentarios:

  1. Gracias, muy gratificante y expresivo.

    "Mañana ha sido hoy tan de repente..."

    y encima pasa todos los días, pero todos los días me digo, hoy me da para más, hoy si lo hago, y ni por esas, siempre llega mañana

    Un fuerte abrazo

    (hoy corto y sin critica, estas orgulloso de mi?)

    ResponderEliminar
  2. ja ja ja, qué tío.
    Bueno, un tercio del mérito de esta entrada es de Krahe, otro tercio de la madre naturaleza y otro mío, así que hay que repartir las alabanzas, aunque el abrazo me lo quedo todo para mi.
    ; P

    ResponderEliminar
  3. un pajaro que canta te ha servido para tan maravillosa entrada.. ¿y una chica salada que a veces berrea no?? ¿aunque sea para despotricar ac de este mundo que no para de berrear??

    ( se me ha ido ) xD

    ResponderEliminar
  4. En mis entradas siempre están los berreadores, porque de momento son los únicos seres despiertos.
    Para que no te duermas Marta...

    ResponderEliminar
  5. Hola, solo una cuestión ¿no sería que no has visto el pajáro sino que tenías hoy la cabeza llena de ellos? je je

    ResponderEliminar
  6. Eso es tan cotidiano, que ya se daba por descontado.
    ; P

    ResponderEliminar