domingo, 17 de abril de 2011

Sábado noche

Una noche,
esta,
y el viento que siempre nos acaricia cuando salimos de los bares.

Un trago,
este,
y las caras amigas riendo en el brindis.

¿Eras tú?
Ya no te recordaba.
Ponme un chupito.

8 comentarios:

  1. Las caras se quedan sin nombres los sábados por la noche.

    ResponderEliminar
  2. Cuánto romanticismo titán, toro...

    ResponderEliminar
  3. La primera vez que trabajé en una cafetería recuerdo que entraron un grupo de soldados una tarde y me dijeron: " un chupito para cada uno por favor" (yo no sabía lo que era un chupito) y tube que preguntarles. En fin no sigo...

    Interesante todo lo que escribes y esa tierra no deja de girar y es preciosa aunque seamos malditos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ja ja ja, Toro, y con palabras que no terminan de construirse bien, pero todos entienden.
    Bueno Aina, el romanticismo que hay en un brindis al que siempre llega alguien nuevo.
    LNJ o la importancia de saber que es un chupito ;P

    ResponderEliminar
  5. Pon un chupito o lo que haga falta...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ahora ya te acuerdas... ¿qué fue también un chupito? ;-P

    ResponderEliminar
  7. Siempre es más de uno si la ocasión lo merece.
    ; P

    ResponderEliminar