sábado, 25 de junio de 2011

2. Nuestro lenguaje


La luz. Su luz. La que suspendida alrededor de ella desprende cuando la miro mientras me besa; y una constelación de sensaciones imposibles de explicar a un mortal acuden a mi boca, mi cabeza, mi cuerpo y mi alma.

    Yo soy sólo un trozo de carne a la brasa cuando no está cerca para abrazarme o para intercambiarnos palabras de amor, -el lenguaje nuestro-, que hemos ido desarrollando a lo largo del tiempo que siempre nos parece escaso, que nos damos como un doctor que cura con mimo a su paciente. Y así, curados con el amor que creamos, salimos de nuevo a nuestros quehaceres, más vivos, más únicos, más NOSOTROS.


3 comentarios:

  1. El amor nos hace grandes jajajajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Es como tener un record del mundo. Vas por la calle hinchado... como un pavo real
    Un saludo

    ResponderEliminar