jueves, 16 de junio de 2011

IV. La tela de araña

A pesar de ser consciente de todo a cada momento y conservar su inteligencia intacta, se enreda en hilos invisibles que ella misma teje en los desvelos de Penélope que espera a Ulises -aunque éste no ha de volver-, cortándole la respiración de espectadora pegada a un cristal que no es capaz de romper para intervenir en nada de lo que en su vida acontece.

Igual que al principio no va a construir una vida junto a él y las pocas caricias  que él dejó caer como un barman sirviendo un cubata cualquier sábado por la noche, han emigrado quizá también a la Guerra de Troya. No puede sin embargo vencer el sentimiento que la hace diminuta, ni la condena sin posibilidad de condicional que ejerce la tela de araña en que se haya atornillada.

¿Qué hacer con ese amor que ha tenido desde que lo conoció y ahora yace inútil entre las entrañas que se abrían para recibir su sexo?

Ese amor enfermizo que aún perdura y ese sexo asimétrico que se ha marchado se conjugan para alargar sus noches y no dar descanso. Para ser sólo espectadora de su vida tras el cristal y de las manecillas del reloj de su cuarto que se juntan y se separan mecánicas como la relación cuando fue, pero ya dejó de ser.


La araña se regodea con la presa y la seca poco a poco, lentamente, como un árbol que se deshoja en otoño.

8 comentarios:

  1. Una tela de araña de la que parece casi imposible escapar. Me ha gustado tu relato lleno de matices.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias San.
    No sé si lo continuaré o con esta cuarta parte lo daré por concluído, porque aunque es una invención lo cierto es que me duele escribir sobre todo esto.

    Beso.

    ResponderEliminar
  3. Increíble... enhorabuena, una serie genial!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Anónimo, un auténtico placer leer mensajes así.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Por favor, matala, no la dejes sufriendo así, (o buscale un novio que sea banquero).

    ResponderEliminar
  6. Ja ja ja, las próximas entradas, después de terminar esta serie, serán más amenas.

    ResponderEliminar
  7. que gran relato.. y que maravilla saber que te gusta marwan..

    ResponderEliminar
  8. Gracias Allek, si Marwan escribe canciones de esas que a uno le hubiese gustado escribir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar