miércoles, 27 de julio de 2011

La muerte acecha



La muerte que acecha y nos mira con cara enamorada y traviesa, mientras va descontando nuestras horas en su ábaco.

La muerte que nos ronda pisándonos los pasos, enroscándose a nuestra sombra, alimentándose del aroma que de nuestra piel se destila.

La muerte que pega la oreja a nuestra realidad diaria para alargar su guadaña en el momento preciso en que haya de segarnos la vida...

Esa muerte llena de agujeros, tan tangible, tan desapercibida, tan atenta a nosotros, -quizá más que nosotros mismos- es el actor fundamental de una sociedad que ni la quiere ni acepta verla, pero que en su gigantesca prepotencia-fragilidad-ignorancia está expuesta a ella en cada segundo.




5 comentarios:

  1. La muerte podrá olvidarse hoy de ti, pero no se olvidará mañana. (Las mil y una nohes)

    ResponderEliminar
  2. Probablemente el factor humano más determinante. Todo cambiaría tanto en nuestra forma de vivir si fuéramos inmortales...

    Creo que no se puede acceder a una felicidad absoluta y duradera desde el mismo momento en que se tiene conciencia de la muerte.

    Por esto solo los niños pueden ser felices por tiempos que parecen ilimitados

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Trecce, me la apunto.

    Sostrato. En las comunidades antiguas de la historia humana, en el paleolítico por ejemplo, la muerte conformaba parte de la vida y así se la tenía en cuenta como un viejo amigo que llegaba y se iba, con total naturalidad, eso se ha perdido, porque opino, como decía en la entrada anterior, que lo feo se tiene que echar a un lado, en esta competición por ser siempre joven, hermoso y delgado en la que nos hacen entrar. ¡A la mierda!

    Por cierto, desde que no escribo entradas "polémicas" no vienen ni los trolls a visitarme. Ja ja.

    ResponderEliminar
  4. Trecce, la asunción de la capacidad de mortal, como nos ha hecho ver El titan era mucho más natural en las culturas antiguas. Gracias por la cita.

    Esa reflexión la hacia hoy en otro blog. Ese modelo estúpido de sociedad que considera viejos a la gente de 40 y que por ejemplo no toleraría un presidente del gobierno de sesenta, crea una sociedad donde demasiadas cosas se apartan a un lado para que no se vea. Es una sociedad artificial e irrespetuosa con el que no se encuentra en el canon establecido.

    De acuerdo con usted en que la falta de polémica ahuyento a los trolls. Ya ni usted y yo discutimos, jeje.

    Con la entrada que estoy preparando creo que le saltara alguna junta por la presión, para que no lo eche de menos :)

    ResponderEliminar
  5. Mi estimado Sostrato, coincido con usted y le comento que va a encantarle con la que tengo casi terminada. Y es que ayer tuve un encontrazo dialectico via facebook con un manojo de batasunos a los que estimo que les faltan unos kilos de autocrítica y de otras van sobrados, pero bueno, como siempre he procurado aplicar el máximo rigor, aunque evidentemente no soy objetivo, pues esto no deja ser mi lugar para soltar mis opiniones.

    ResponderEliminar