miércoles, 31 de agosto de 2011

Agosto, 31 y septiembre en la ciudad de Dios

A los contorsionistas de pupilas y columnas vertebrales
se les termina el calor y el tiempo para contemplar diosas de las que van a la calle a desfilar como en una pasarela. Ellos suspiran a veces cuando se cruzan con la belleza y siempre babean, aunque no siempre produzcan babas. 

Agosto punto y aparte,
como sería reflejado en un libro, en un cuaderno, en las líneas de un blog, es como una caída libre no sólo a la línea de abajo, sino a otro estado, a otra vida. Del tiempo a medio tiempo, y el calor cayendo a plomo sobre uno. 

Y hoy, 31 de agosto del más de los corrientes
llegó a la ciudad de Dios, septiembre y el otoño con borrascas y una lluvia pesada que calaba hasta por dentro de los chubasqueros. En esto como la luna a su manera, el clima de esta ciudad es siempre mentiroso. 



Septiembre es un mazazo,
una alfombra que se pisa y no se ve, una helada sobre el alma.
Septiembre,
aunque siga haciendo calor es una mentira del calendario. Mes que no es mes. 30 días de sólo estado anímico y duelo post-vacacional, en este otoño que empieza hoy y terminará ese veintialgo de noviembre del corriente.


...Dilatamos las pupilas en encuentros con sirenas
con las piernas de neón.

Y blasfemamos por dios,
prometemos por vos...

(Vetusta Morla. Un día en el mundo) 

 

9 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, uche!

    ResponderEliminar
  2. Pobre septiembre, mal querido mes aun anunciando que el aplastante calor va tocando a su fin, todo vuelve a la encorsetada rutina....
    Feliz regreso sin ese llamado sindrome postvacacional.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Lleva usted sus propios ritmos estacionales y emocionales. Para la gente de la capital, Valladolid por supuesto ;), mañana comienzan las fiestas así que al menos durante 10 días nos olvidaremos de ibex y veinteenes, pasaremos de las tonterías y atracos democráticos de nuestros bienamados políticos y nos entregaremos a algo que nuestra zona al menos si hace bien. El vino.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  4. El mes de setiembre, aquí, en Valencia es precioso, huele a tierra humeda, aunque no llueva, y seguimos con el verano, normalmente, aquí, el verano no se vá hasta Todos los Santos.

    Un abrazo.

    Pd. Felices fiestas, y cuidado con el vino.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Noe y San.

    Sostrato, ya ve que yo me valgo hasta para ponerme reloj biológico propio. Disfrute de las fiestas.

    ResponderEliminar
  6. Ánimo, que ya "solo" quedan 10 meses para el próximo verano :P

    ResponderEliminar
  7. un refugio del calendario, september, bien visto
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  8. Yo casí diria que siempre es el mes maldito por excelencia, muchos acaban sus añoradas vacaciones, los escolares vuelven a la escuela, vuelve el trafico, el stres y las sirenas se cubren de mas escamas.

    ResponderEliminar
  9. Querido Rober,
    Septiembre a mi entender es uno de los meses más interesantes del año, en que la gente vuelve a encontrarse y hablan entre sí como no se hace en ningún otro momento del año, de hecho, ojalá todo el invierno fuese septiembre...
    Aquí te dejo un link para que veas lo que he hecho este verano con mis compañeros del 15-M en Tres Cantos. Un abrazo.

    http://www.youtube.com/watch?v=lgBOdaf8mKc

    ResponderEliminar