lunes, 10 de octubre de 2011

Conjuras cósmicas y la (puta) crisis



La luna tiene cara, me he vuelto a fijar hoy. Ha sido como reencontrarme con una cosa hermosa que uno sabe pero había olvidado. Hay que echarle un poco de imaginación, claro, pero uno puede ver una cara si se fija, con sus dos ojos, su boca, su nariz y las cosas de una cara si mira a nuestro satélite. Hay casi luna llena y es hermosa. Momentazo para coleccionar en mi vida, pues al fin, quizá la vida como dice un viejo amigo de un tipo que no conozco, sea coleccionar momentos y después ¡Sshhhhhuuuu! La nada, pero mientras...

Quizá me lo ha parecido sólo a mi pero la luna creciente se ha hecho mayor en los últimos días a una velocidad increíble. Cada día miraba al cielo y me decía "no puede ser". El Gobierno de la nación y los científicos en cambio lo niegan con fervor, me dan collejas, me difaman, afirman que la velocidad en que la luz solar va cubriendo la superficie lunar y podemos contemplarlo desde la tierra ha sido la misma de siempre, pero no hagáis caso, es una conjura a nivel mundial. Qué digo mundial ¡Cósmica!

Como uno mismo es un animal con sus contradicciones y sus subidas y bajadas de tensión eléctrica, la velocidad cósmica de la luz solar moviéndose sobre la luna se contrapone a la lentitud en los gestos de la gente con la que convivo, a sus miradas tristes que se hunden hacia ningún sitio, a sus movimientos como sin energía desde que reventó el cuerpo de obeso mórbido de Lehmans Brothers que había sido cebado a la vista de todos sin que nadie parecise capaz de haberle puesto a dieta cuando se estaba a tiempo, como en la escena del gordo de The meaning of life de los Monty Phyton´s donde termina reventando a fuerza de devorar y devorar. No tenemos trabajo ni perspectivas de tenerlo, apenas dinero y se nos acortan las perspectivas y la cuenta bancaria que no es más que un pozo seco. Crucificados en otra de las crisis del Capitalismo, maldiciendo nuestra suerte, desesperados deambulando por las calles, aplastados por la tenaza bipartidista que nos ha puesto esposas, nos humilla, nos cerca el aire, nos ceba como ganado y nos utiliza como combustible para otros obesos insaciables como Goldman Sachs y apaga nuestros ojos en la lluvia de Dracónidas de anoche en la que mirábamos al cielo pero todo estaba oscuro como la gruta del Congreso de los Diputados cuando acuden los capataces de los obesos mórbidos.



6 comentarios:

  1. En fin, amigo, siempre nos quedará la luna.

    ResponderEliminar
  2. Cuando miro la luna llena veo un conejo.. el resto.. no sabría decirte..

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=cJrnJ0n2P9g

    ResponderEliminar
  4. Trecce, de momento no nos la han privatizado.

    Sin ton ni San. ¿conejos? cada cual ve lo que quiere.

    Anónimo. Gracias por el video.

    ResponderEliminar
  5. La Luna, es el comienzo de todo, es la que te acompaña, la que todo lo vé, la que guarda nuestros secretos, nuestra cómplice, pero llega la cruda realidad, amanece y sale el sol.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y sino amanece se convierte en nueva.

    ResponderEliminar