miércoles, 19 de octubre de 2011

Noches de fiesta en la ciudad de Dios



Una y otra vez:
Brindis, gintonics, camareras, chupitos, rondas, mujeres atractivas a las que disfrutar mirando y aborrecer cuando abren la boca, cola para mear, cruzarse con alguna que otra EX, vigilar el abrigo, ser observado por el secreta de turno, mirar los charcos de la barra, pedir una canción, cantarla a gritos hasta dejarla hecha unos zorros, reirse con alguna ocurrencia, pagar, salir a la calle, buscar otro bar...
---------------------------------------



Las manadas de dieciochescas tiernas y pintadas para la ocasión patean las Llanas como una estampida de búfalos, celebrando el inicio de curso universitario, bebiendo como nunca y anhelando que aparezca un chico como el de las canciones de Georgina... Cuán equivocado tienen su rumbo nocturno... Hay muy pocos chicos como los de las canciones. Casi ninguno. 
Yo era como uno de esos chicos. 
Lo fuí. 
He olvidado como se hacía.
---------------------------------------



La Llana de afuera puede ser una gigante pista de hielo aunque aún no haga frío, grupos de Cenicientas sedientas como vampiros salen de caza o desfilan. Y observo y observo a los vampiros, los zombies, los sátiros, las panteras, los hombres lobo, las princesitas con canciones de Georgina en el MP3 y las Cenicienta vampiro, todos pasan ante mi vista quedándose helados, rígidos y buscando el sortilegio del contacto físico para romper su rigidez, para en algunos casos no mascar la sensación de fracaso en la boca y en otros perder la tensión sexual acumulada. Ni tan mal lo segundo, mal lo primero si sólo depende de apuntalar la autoestima y dejan helado en el hielo al chico después de tan sólo haberle comido la boca cuatro veces. Patético modo de que no se le destruya a uno la autoestima.
---------------------------------------




En las aristas desbastadas de su espalda hay dibujadas paralelas y latitudes. 
 
El mapa de su espalda sirve para viajar.
  ---------------------------------------



"En la noche de los bares, la distancia hasta donde ellas besan, puede ser infinita e infranqueable, aunque sólo centímetros nos separen."

La puta noche se hace más oscura en las Llanas cuando cierran los últimos bares:
Latidos ¡pum!¡pum! de gorila. La líbido, "la falta de amor", las pijas de mentira con perfume y tacones con los que jamás sabrán andar y las de verdad, la inundación de los últimos tragos cuando ya no cabía más alcohol. Esta es otra jodida guerra civil, aunque no vaya a morir más que alguna historia de portal o asiento de atrás. 

Y otra vez como si tuviérais 16 ó 18 años y en los lances de bar os jugaseis el destino de vuestras vidas, con la boca llena de pelotas de papel por la borrachera o la timidez o ambas dos, y aunque tensos, febriles.
---------------------------------------



Por Fernán González abajo vienen cuerpos encendidos como meteoros, almas ebrias, personas borrachas llenando, como cantaba el gran Lichis, los bares en busca de amor y sobre todo alcohol, en un duelo contra el reloj para que no les alcance la luz del amanecer y les convierta en ceniza.
Presos de la prisa.
Y la líbido.
---------------------------------------



El paso cansado de vuelta a casa. Las farolas que esconden casi todas las estrellas. Las estrellas más fuertes son las que se pueden ver.
Me duermo ¡Dios! No soy capaz de llegar a la cama. Mi paso es lento y hay trampas de hojas en blanco.
---------------------------------------



Se terminó la representación.
El sol aprieta los suelos y es hora de volver a casa y descansar.

Si se puede.


¿Ahogará la resaca?

Fin.



 (Las Llanas es una de las zonas de fiesta de la ciudad de Dios, Fernán González y la Llana de Afuera son calles de esta zona)

12 comentarios:

  1. ...cuerpos encendidos como meteoros... y todo el resto, maravillosa estampa, titán
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  2. Veo señor maldito que no se le ha escapado ningún matiz. Mis ojos ven lo mismo, no sé si será por los años de "experiencia" en la noche burgalesa o por otras circunstancias que no suelo comentar si no es con un vaso en la mano.
    Aunque no llego a "hombre lobo", sólo a "perro viejo", que de vez en cuando se deja sacar a pasear. Sin collar, que como buey suelto, bien me lamo las heridas. Si no acompaña el hada de la noche y todo sale mal, tomo cerveza para que el frío vaya por dentro y así conjurar a los malos espíritus.

    Será un placer volverlo a ver antes de que amanezca en mi enésima representación de la noche burgalesa. Eso sí, cansado ya de interpretar el mismo papel quizás lo cambie por otro menos noble que no atraiga los aplausos del público, pero... No sólo de pan vive el "perro".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es increíble. En serio, voy a poner esta página en favoritos. Mira que nunca he sabido describir a todas las mujeres que pasan por las noches, y tú..lo has conseguido. De una forma maravillosa. Es genial en serio, mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Pero que dura es la juventud, menos mal que ya son tiempos pasados y ahora no da por saborear los placeres del día, saludito.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Rober, y bien por la nota en rojo porque no sabía que era eso de Llanas, si un pueblo o qué. He recordado cuando yo iba a esas cosas, hace como 15 años, y me acuerdo de lo que desentonaba yo con mis compañeros de Derecho, con mis tatuajes, mi aro en la nariz y mi pelo rapado. Abrazos :-)

    ResponderEliminar
  6. José Antonio, gracias. Estoy hecho un retratador, je je.

    Mi querido Perro Verde, no me diga que ahora se va a dar al menos noble arte del "futin" que al de levantar cañas. Precioso párrafo ha dejado para mi galería. Cuídese.

    Mi querida Smoking. Gracias, pero permíteme discrepar. La noche tiene maś tipos de mujeres, pero si es cierto que he retratado unos grupos bastante usuales.

    Lur. La juventud no fue tan dura, pero yo sigo saliendo a veces por ahí y retratando lo que veo.

    Mi genia Vir. Me cuesta imaginarla con ese atuendo. Lo que cambiamos cuando nos crece el pelo... je je.

    ResponderEliminar
  7. Yo no lo recordaba así, pero claro eran otros tiempos, y la cosa habrá cambiado.

    Un abrazo.

    Pd. Que recuerdos...

    ResponderEliminar
  8. En fin, Titán, como dijo alguien, "Un día sin sol es noche"

    ResponderEliminar
  9. Me gusta como escribes pero una duda ¿por qué siempre somos las mujeres el blanco de tus pseudos ataques? jejeje... un saludo
    Posdata: digamos que en esto de la noche se aplica lo de la oferta y la demanda, siempre os detenéis ante el colmillo de la vampiresa...

    ResponderEliminar
  10. soy un tanto nueva en la lectura de tu blog, pero me e fascinado al ver como describiste a las féminas de por si, gracias por la buena y maravillosa escritura.

    ResponderEliminar
  11. siempr eme entusiasma ver en plan testigo esas noches .. gente sudor, barullo... musica cuerpos moviendose, humores y humo ...

    la algarabia en pleno festín y a veces uno entre tanto apenas es un susurro

    ResponderEliminar
  12. Isis. Las cosas no han cambiado tanto, te lo puedo asegurar. A veces tengo la impresión de estar encerrado en el día de la marmota por siempre.

    Trecce, y si es noche ¿todos los gatunos son pardos?

    Anabel1 No son las mujeres el blanco de mis ataques, yo simplemente describo lo que veo. Y por supuesto, siempre vamos de cabeza ante el colmillo de la vampiresa y somos más tontos que vosotras.

    Matarutina (grandioso nick). Gracias a tí por la visita y haber sabido disfrutar con mis palabras.

    ResponderEliminar