miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cernuda se lamenta y Europa devora España

Un continente de mercaderes y de histriones,
Al acecho de este loco país, está esperando
Que vencido se hunda, solo ante su destino,
Para arrancar jirones de su esplendor antiguo.
Le alienta únicamente su propia gran historia dolorida.
Si con el dolor el alma se ha templado, es invencible;
Pero, como el amor, debe el dolor ser mudo:
No lo digáis, sufridlo en esperanza. Así este pueblo iluso
Agonizará antes, presa ya de la muerte,
Y vedle luego abierto, rosa eterna en los mares.
 
(Luis Cernuda. Lamento y esperanza. Del libro de "Las nubes") 

Con esto de la crisis estamos retrocediendo en lo social, lo laboral y lo económico a diario, no  hay más que beber de la realidad o contrastarla tomando un chato en la taberna del Tinín. Ayer sin ir más lejos la portada del diario "El Mundo" era todo un horror, recortes, catástrofes, ministros que toman posesión del cargo desde los santuarios de la especulación o los arsenales. Poco amor en primera plana, pocas palabras de aliento y esperanza. La vieja Europa está en el mayor agujero desde la IIª Guerra Mundial y cada día parece más oscuro que el anterior, como en esos despertares de Frodo, Sam y Gollum cuando se van adentrando en Mordor.

Escribía hace algunas jornadas cómo aprovechándose de la crisis nos la metían doblada desde las instituciones europeas, que conviene recordar para los novatos, no son más que un instrumento de los mercados para seguir acumulando riqueza, esto se evidencia con las directivas que dimanan o que hayamos adaptado nuestra Constitución recientemente para priorizar el pago de nuestra deuda a la banca europea (basicamente franco-alemana) sobre el resto de necesidades, ya sea calefacción en los colegios o salario mínimo (pero mínimo, mínimo). Así las cosas, con estos retrocesospiedrasdemolino con los que el Capital quiere hacernos comulgar, los viejos textos de algunos pensadores y poetas van cobrando más sentido, aunque nunca hubieran dejado de tenerlo. Ayer casualidades de la vida, buceaba entre los versos de Cernuda de su libro "Las Nubes" que empezó a escribir en España, pero tuvo que terminar gracias a la gentileza de las bombas fascistas muy lejos, bajo el más gris de los cielos, el del exilio, donde lo terminaría y publicaría (en Londres creo recordar), pues nunca regresó a España. Entre algunos de sus poemas he rescatado estos versos del inicio de la entrada de hoy que me parecen muy descriptivos de la situación que Europa nos ayuda a padecer.

A lo que parece nosotros, ciudadanos del mundo, que nos quedamos o que huímos fuera de España para poder trabajar, vamos a encontrar en unos años un país irreconocible, más pobre, más desarticulado e insolidario, más oscuro, más roto al fin. La lucha que vamos perdiendo a favor de los poderes económicos, propietarios del dinero y el poder, nos va a convertir en una generación de exiliados definitivos pues el país que conocimos antes de la crisis no volverá, está desapareciendo mientras escribo estas líneas, mutándose por uno que se vislumbra sombrío y tremendo. Parecido al paisaje de guerra civil del que Cernuda huyó para no terminar en una fosa común.


6 comentarios:

  1. Vaya que casualidad nos dio a los dos por leer a Cernuda, ayer puse yo en mi blog un poema suyo sobre la soledad.
    Huyó por ideales, nosotros igual tenemos que huir por necesidad, él nunca mas volvió al final murió en Mexico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que los tiempos pintan mal. Tantos años de pelea para ir consiguiendo avances, poco a poco, lentamente, dos pasos adelante y uno para atrás. Y ahora, de un plumazo, muchas de esas cosas quedan barridas y quién sabe para cuánto tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Lur, huyó para salvar la vida, en este caso sus ideales le condenaban.

    Trecce, pues la verdad es que me fastidia bastante ver que lo que con tanto esfuerzo ganaron nuestros padres y abuelos se volatiliza cada día que pasa y la gente encima está convencida de que así tiene que ser y no puede ser de otra manera. Ya sabes cómo pienso. Me parece todo una inmensa tragedia. Un abrazo. Por cierto señor, me encantan tus entradas sobre cine, aunque no me pase muy a menudo.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto Lur, que manera de usar adjetivos que tenía Don Luis, impresionante.

    ResponderEliminar
  5. Como bien dice trecce una gran pena la pérdida de nuestros derechos, yo creo que con la sociedad actual difícil volver a conseguirlos.
    Luis era todo un virtuoso en los manejos de la ambivalencia, cierto titán.
    Un saludo.

    ResponderEliminar