jueves, 1 de diciembre de 2011

¿La muerte del Euro o la excusa para matar lo que queda de las democracias europeas?


El Euro está contra las cuerdas y la tensión va en aumento no sólo en la Eurozona sino en toda la UE.

Los rescates de Irlanda, Portugal y Grecia, que en el primer caso parece que han servido para algo y en los otros dos no, significativo el caso griego que el 1 de diciembre vivió su última huelga general contra los recortes, (y se ha perdido la cuenta de las que van) y con las primas de riesgo disparadas de España e Italia, con el gobierno Berlusconi sustituido por un equipo de tecnócratas (al igual que en Grecia) y el de España obligado por las circunstancias a adelantar las elecciones donde ha arrasado la derecha y donde se rumorea que si los anunciados duros recortes del nuevo gobierno no contentan a los mercados darán paso también a un equipo de tecnócratas.

Haciendo caso a esa máxima de que la economía es política concentrada, los gobiernos de la Unión Europea, a propuesta de Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo (El Gobierno en papel de la UE -reina, pero no gobierna-) presentará el 9 de diciembre bajo el “Diktak” de la banca alemana la propuesta de tener un gobierno común económico para los 27 estados miembros. La propuesta es en principio razonable, y es que las tensiones económicas de la zona con 27 sistemas impositivos, de distribución de la renta, presupuestarios o fiscales se están maximizando con una crisis que ha dejado tocados incluso a los países fuertes del Euro: Francia, la agencia Fitch amenaza con rebajarle la calificación y Alemania que no termina de alcanzar una senda de crecimiento fuerte (el 1,8% para este año). Sin embargo la propuesta en este tiempo y forma no deja de ser a primera vista otra imposición de los voraces mercados, que encuentran de esta manera un mecanismo para robar más democracia a los gobiernos a favor de un supuesto gobierno económico europeo que va a seguir a pies juntillas las recomendaciones más duras del neoliberalismo.


3 comentarios:

  1. El nuevo presidente de italia es un banquero que, de tener conciencia no la tendría nada limpia. Ese es el tecnócrata en cuestión. ¿Un gobierno económico para los veintisiete magníficos? Bueno: no pasa nada; los respectivos jefes de estado y de gobierno se bajan los pantalones de nuevo y hoy paz y mañana gloria. La banca gana. Sigan haciendo juego.

    ResponderEliminar
  2. Dios me libre de comparar a esta Alemania con aquella del 39, no tienen nada que ver, pero ¿estaremos ante el IV Reich?, porque esta vez la cosa va en plan de neoliberalismo, pero hay está la tetona (perdón teutona) al frente.

    ResponderEliminar
  3. Carlos, aunque no implanten ese gobierno económico estamos bajo la bota de la banca, es evidente.

    Trecce, ja ja, "la tetona al frente", pero creo que estamos ante un reich, el de los bancos de inversión y el capital más inhumano.

    ResponderEliminar