viernes, 21 de octubre de 2011

Comunicado perrofláuttico sobre el comunicado de los malditos etarras (sin perro, sin flauta, pero con guitarra y blog)

Perroflauta en acción

El frente perrofláutico de la ciudad de Dios quiere gritar por las esquinas, donde nos acusan de gritar nuestro rencor, "la su" opinión sobre lo acaecido ayer en el Reyno de España:

Dice la cabeza barbuda derecha de Rubaljoy que se alegra, pero poco, del fin de ETA, mientras le comen una ficha. Por su parte la cabeza barbuda, calva y brillante izquierda se alegra más y se cuenta 20. 

Pues nosotros nos alegramos y mucho de que lo dejen a secas. La puritica verdá no más, es que no nos gusta que la gente vaya matando por ahí, ni ná del estilo. Somos así de chungos, qué le vamos a hacer. 

Se han vertido ríos ¡Qué digo ríos! ¡Océanos!!! de tinta, hablando sobre el tema e incendiándolo todo (que ahí estaba el negocio) Nosotros dos, perroflautas de lo más miserable y rencoroso de la ciudad de Dios, nos alegramos sincera e infinitamente del anuncio de la banda terrorífica ETA. 

Y queremos expresar nuestra más honda preocupación por los medios de comunicación del estado, perdón de la Monarquía Parlamentaria, es decir, España. Puesto que se han quedado sin el monotema de asustar y evitar que la gente piense, creemos que los próximos objetivos seremos los malditos comunistas rojos anticapitalistas miserables roedores perrofláuticos resentidos antisistema.

Pese a esto, reiteramos nuestra más sincera alegría por la noticia y esperamos, como los buenos seres humanos que somos -que diría Aristóteles- que se acabe toda la violencia en el mundo. También, de paso, sino es mucho pedir, que los fascistas rencorosos de este país se unan a nosotros en este noble sentimiento, porque resulta que los rencorosos eran otros.

Posdata: También nos alegramos por todos aquellos que podrán dormir tranquilos esta noche, sea porque no tienen miedo o porque su conciencia se lo permite.

Amén.

Firman: Darklillium (políticas de barra) y El Titán (Diarios de un maldito).


miércoles, 19 de octubre de 2011

Noches de fiesta en la ciudad de Dios



Una y otra vez:
Brindis, gintonics, camareras, chupitos, rondas, mujeres atractivas a las que disfrutar mirando y aborrecer cuando abren la boca, cola para mear, cruzarse con alguna que otra EX, vigilar el abrigo, ser observado por el secreta de turno, mirar los charcos de la barra, pedir una canción, cantarla a gritos hasta dejarla hecha unos zorros, reirse con alguna ocurrencia, pagar, salir a la calle, buscar otro bar...
---------------------------------------



Las manadas de dieciochescas tiernas y pintadas para la ocasión patean las Llanas como una estampida de búfalos, celebrando el inicio de curso universitario, bebiendo como nunca y anhelando que aparezca un chico como el de las canciones de Georgina... Cuán equivocado tienen su rumbo nocturno... Hay muy pocos chicos como los de las canciones. Casi ninguno. 
Yo era como uno de esos chicos. 
Lo fuí. 
He olvidado como se hacía.
---------------------------------------



La Llana de afuera puede ser una gigante pista de hielo aunque aún no haga frío, grupos de Cenicientas sedientas como vampiros salen de caza o desfilan. Y observo y observo a los vampiros, los zombies, los sátiros, las panteras, los hombres lobo, las princesitas con canciones de Georgina en el MP3 y las Cenicienta vampiro, todos pasan ante mi vista quedándose helados, rígidos y buscando el sortilegio del contacto físico para romper su rigidez, para en algunos casos no mascar la sensación de fracaso en la boca y en otros perder la tensión sexual acumulada. Ni tan mal lo segundo, mal lo primero si sólo depende de apuntalar la autoestima y dejan helado en el hielo al chico después de tan sólo haberle comido la boca cuatro veces. Patético modo de que no se le destruya a uno la autoestima.
---------------------------------------




En las aristas desbastadas de su espalda hay dibujadas paralelas y latitudes. 
 
El mapa de su espalda sirve para viajar.
  ---------------------------------------



"En la noche de los bares, la distancia hasta donde ellas besan, puede ser infinita e infranqueable, aunque sólo centímetros nos separen."

La puta noche se hace más oscura en las Llanas cuando cierran los últimos bares:
Latidos ¡pum!¡pum! de gorila. La líbido, "la falta de amor", las pijas de mentira con perfume y tacones con los que jamás sabrán andar y las de verdad, la inundación de los últimos tragos cuando ya no cabía más alcohol. Esta es otra jodida guerra civil, aunque no vaya a morir más que alguna historia de portal o asiento de atrás. 

Y otra vez como si tuviérais 16 ó 18 años y en los lances de bar os jugaseis el destino de vuestras vidas, con la boca llena de pelotas de papel por la borrachera o la timidez o ambas dos, y aunque tensos, febriles.
---------------------------------------



Por Fernán González abajo vienen cuerpos encendidos como meteoros, almas ebrias, personas borrachas llenando, como cantaba el gran Lichis, los bares en busca de amor y sobre todo alcohol, en un duelo contra el reloj para que no les alcance la luz del amanecer y les convierta en ceniza.
Presos de la prisa.
Y la líbido.
---------------------------------------



El paso cansado de vuelta a casa. Las farolas que esconden casi todas las estrellas. Las estrellas más fuertes son las que se pueden ver.
Me duermo ¡Dios! No soy capaz de llegar a la cama. Mi paso es lento y hay trampas de hojas en blanco.
---------------------------------------



Se terminó la representación.
El sol aprieta los suelos y es hora de volver a casa y descansar.

Si se puede.


¿Ahogará la resaca?

Fin.



 (Las Llanas es una de las zonas de fiesta de la ciudad de Dios, Fernán González y la Llana de Afuera son calles de esta zona)

lunes, 10 de octubre de 2011

Conjuras cósmicas y la (puta) crisis



La luna tiene cara, me he vuelto a fijar hoy. Ha sido como reencontrarme con una cosa hermosa que uno sabe pero había olvidado. Hay que echarle un poco de imaginación, claro, pero uno puede ver una cara si se fija, con sus dos ojos, su boca, su nariz y las cosas de una cara si mira a nuestro satélite. Hay casi luna llena y es hermosa. Momentazo para coleccionar en mi vida, pues al fin, quizá la vida como dice un viejo amigo de un tipo que no conozco, sea coleccionar momentos y después ¡Sshhhhhuuuu! La nada, pero mientras...

Quizá me lo ha parecido sólo a mi pero la luna creciente se ha hecho mayor en los últimos días a una velocidad increíble. Cada día miraba al cielo y me decía "no puede ser". El Gobierno de la nación y los científicos en cambio lo niegan con fervor, me dan collejas, me difaman, afirman que la velocidad en que la luz solar va cubriendo la superficie lunar y podemos contemplarlo desde la tierra ha sido la misma de siempre, pero no hagáis caso, es una conjura a nivel mundial. Qué digo mundial ¡Cósmica!

Como uno mismo es un animal con sus contradicciones y sus subidas y bajadas de tensión eléctrica, la velocidad cósmica de la luz solar moviéndose sobre la luna se contrapone a la lentitud en los gestos de la gente con la que convivo, a sus miradas tristes que se hunden hacia ningún sitio, a sus movimientos como sin energía desde que reventó el cuerpo de obeso mórbido de Lehmans Brothers que había sido cebado a la vista de todos sin que nadie parecise capaz de haberle puesto a dieta cuando se estaba a tiempo, como en la escena del gordo de The meaning of life de los Monty Phyton´s donde termina reventando a fuerza de devorar y devorar. No tenemos trabajo ni perspectivas de tenerlo, apenas dinero y se nos acortan las perspectivas y la cuenta bancaria que no es más que un pozo seco. Crucificados en otra de las crisis del Capitalismo, maldiciendo nuestra suerte, desesperados deambulando por las calles, aplastados por la tenaza bipartidista que nos ha puesto esposas, nos humilla, nos cerca el aire, nos ceba como ganado y nos utiliza como combustible para otros obesos insaciables como Goldman Sachs y apaga nuestros ojos en la lluvia de Dracónidas de anoche en la que mirábamos al cielo pero todo estaba oscuro como la gruta del Congreso de los Diputados cuando acuden los capataces de los obesos mórbidos.



viernes, 7 de octubre de 2011

Enamorado por un cuarto de hora más que menos (en la cola de Correos)

Piel morena, pelo liso y negro, pies pequeños, carita guapa, mirada turbadora de ojos negros, de ojos de gata, de ojos intensos y ruido de pedernales "lava que me quema" y ella sin saberlo, ajena en la espera indiferente de la cola de Correos en que seres vulgares trozosdecarne coincidimos con ella en tiempo y lugar.

Juegan duendes en mi tripa al contemplarla y uno quisiera que la espera en la cola de Correos durase mucho más de lo que dura, que ya es. Cuarto de hora más que menos observando arquitectura perfecta sin que para ella yo vaya a ser más un trozodecarne a la brasa, aunque lo segundo lo disimule escribiendo estas líneas con gesto de capullo y la misma carita que los funcionarios que habrán de atendernos en momento alguno de esta vulgar, aunque soleada primaveral mañana jueves de pasión del mes de octubre.

Maldito esperando la cola de Correos

lunes, 3 de octubre de 2011

De Cenicienta a Bella Durmiente

¿mi sueño donde está?, durmiendo ..., que se ha pinchado con la rueca en el baño de un bar... (Marea. La rueca)


Metamorfosis de mariposa a la inversa 
cuando el tañido de la doceava campanada apaga su sonido 
y los últimos invitados abandonan el banquete nupcial,
entre el humo de los puros y los ojos vidriosos 
abarrotados de deseo por las sobrinas recién menstruadas.


En la cara oscura de la luna 
dormirá 100 años 
o PARAsiempre 
el sueño puntiagudo de la rueca.


Alma varada, 
corazón de polvo 
que se deja caer como un reloj de arena entre las costillas 

mientras tiene que ir DEShaciendo su vida
como si del tapiz de Penélope se tratara.


Cuán lejos, 

(aunque fue sólo hace un segundo), 
quedan las compras y las noches de fiesta y caza,

las miradas de deseo sobre la piel de otros, 
tratando de calcular en la distancia el tamaño de las habitaciones.


Bella Durmiente regresará de su letargo alguna vez, 
o una, 
o ninguna. 

Bella Durmiente vivirá dormida al abrigo de su ala, 
porque se habrá arrancado las suyas,
aunque Bella Durmiente tenga trabajo e hijos o un perro por hijos. 
El prozac ajustará las coordenadas para no despertar.

Bella Durmiente es un esqueleto sobre un lecho de seda.
Un yunque con forma de florero,
cuarteado y sediento,
que nunca se quejará de los martillazos ni los desconchones.