miércoles, 18 de enero de 2012

A mis malditos



(Tengo un pedazo de noche, pero tengo también ansiedad y desconcierto, botellas que lanzar al mar y un salvavidas que espero sea de utilidad, aunque aún no ha sido puesto a prueba. A pesar todo y como siempre doy la parte de mi necesaria, baile con mis fantasmas como hoy o me den tregua...) 


Una pizca de buena música de fondo, un poco de tranquilidad, encontrar por casa un libro que no sabía sería tan bueno; rumor de mujeres lejanas, pero no cercanas que vendrían a cambiar el sentido de estas palabras, engrasar ciertos conceptos, un trago de licor, la certeza de que todo está cambiando, que los tiempos pasados fueron pasados y que como escribí hace unas entradas somos incautamente frágiles, incluso cuando nos creemos indestructibles. Aunque sobre todo, "HOY siga siendo siempre todavía". 

Debía esta entrada a Miguel (Miguelito Dávila, la leyenda de las cartonerías) por ser de mis lectores y criticones asiduos, por permitirme invitarle a un gintonic las noches que libro y dejarme disfrutar de su compañía, debía esta entrada a los que siempre me decís que preferís estas entradas a las que hablan de política -aunque política sea todo, hasta cuando amamos- y que os acercáis a esta playa de descertezas que no pretenden ser axiomas. Y quizá me debiera esta entrada a mi mismo para desintoxicarme de los análisis políticos y de memoria de las últimas entradas, porque mi parte pasional es más fuerte a veces que la racional y para muestra este botón.

Bien es cierto que igual de importantes me parecen todas las entradas que sangro, pero para gustos los colores. -A mí póngame todo lo que tenga en ROJO-. En cualquier caso a tí, que hoy me lees por primera vez o como siempre te dedico estas líneas, aunque te las dedique siempre, vengan o no con dedicatoria como en esta noche atlántica.

17 comentarios:

  1. Ante todo gracias por la dedicatoria que nos haces a todos tus lectores. Noto sosiego en el mar, bien a veces es aconsejable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada de sosiego la verdad, ya aventuraba más arriba que los fantasmas han venido a bailar conmigo.

      Eliminar
  2. Bonita esta noche atlántica Titán y sí que gusta esta parte tuya pasional, aunque ese ramalazo político hace que salga ese Titán más de sangre roja, bonito color por cierto, rojo pasión,¿ves? al final pasión por ambos lados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rojo político y rojo pasión San.
      Bonita noche, si.

      Y me gusta que te guste mi parte pasional.
      Beso.

      Eliminar
  3. Mucho ánimo Sr.Titán a seguir con sus inspiradoras palabras
    Dark

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Dark, mi querido maestro, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Rober, antes que nada una cita: "Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo". Supongo que ya la conocías pero yo no, dí con ella hace un par de días y me acordé de tí y tus circunstancias.
    Esta entrada es muy bonita y casi pareces relajado y todo, porque otras veces te leo y te imagino como una moto, y no digo que no tengas razón ojo, pero date un respiro también Rober, con entradas como ésta. Muaks!
    Mäda Primavesi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que conozco la cita, ya sabes que corona este blog.

      La verdad es que procuro no transmitir nunca en el blog lo que siento realmente, pero hoy os habéis dejado engañar, y eso que he escrito que estaba bailando con mis fantasmas, que hoy vienen endemoniados. Te envío otro beso y muchas gracias por acercarte a esta playa.

      Nos vemos por la vida...

      Eliminar
  6. No me reconozco entre los destinatarios de la dedicatoria: No te leo por primera vez y me gustan tanto estas entradas como las de asuntos políticos.
    (Es broma)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Trecce, iba para los asiduos y para los primerizos.

      Eliminar
    2. Ya lo sé amigo, era una broma (reitero)

      Eliminar
  7. Alguien de América Latina dijo eso de que el verdadero revolucionario está guiado por grandes sentimientos de amor. Y es que uno no es solo aquello que a otros les gusta, ni siquiera lo que a uno le gusta más de sí mismo. Uno es un conjunto donde se desarrolla lo personal, lo político, lo profesional, lo lúdico y todo aquello que le ayuda a ser más uno mismo, aquello a lo que aspira ser como persona desde la consciencia de su finitud y de sus limitaciones.
    Un saludo desde Palencia, cuando vaya a Burgos sin coche tomamos un gintonic.

    ResponderEliminar
  8. Será un placer tomarme un gin tonic con usted.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabe que, salvo raras excepciones, soy de los que piensa que su blog sería una sarta de pensamientos equivocados y viciados por teorías erróneas, si no fuera por estas entradas. Tomeselo con el humor con el que lo escribo, que el tono es difícil de transmitir, aunque creo que ya me conoce un poco.

    Es siempre un placer leer este blog, escriba de lo que escriba. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Haré caso omiso de todo lo que me ha dicho excepto de la última frase que redunda en mi desmedido ego.

    Sea siempre bienvenido.

    ResponderEliminar
  11. "Política es todo, hasta cuando amamos" Maravilloso concepto, que comparto con vos, pero le sacaría el "hasta", porque no hay más amor que cuando hacemos política y no hay más política que cuando hacemos amor...entonces, para mí, el "hasta", le quita fuerza, y pretende justificar lo que no necesita ser justificado.
    Desde esta orilla hacia esa otra, donde naufrago y retomo el océano, bendito y maldito...

    ResponderEliminar