sábado, 18 de febrero de 2012

A veces pasa


(Para Rufino)

A veces me alcanza el desánimo,
es inevitable.

A veces los días grises rugen como el mercurio,
se arrastran lodazales entre mis piernas
y caigo en el desconsuelo.
Son esos días marchitos
de hojas secas sobre la almohada cuando me acuesto
los que me hacen temer al hombre.

Pero a veces,
a pesar de que haya días en que no se vea el sol
las formas hinchadas de enfado
de coliflor
podrido
de las nubes
se hacen bellas y embelesan.

Siempre,
cuando más oscuro está todo
saco belleza del drama para rescatarme
y enamorarme otra vez de la vida.

A veces cuando el partido tiene peor cara
alguien te invita a beber
y a brindar
y te recuerda que está ahí para
ABRAZARTE EL ALMA.

A veces pasa.

Y es en esas ocasiones
cuando alguien sacará del bolsillo
después del trago del brindis una poesía que ha escrito,
y nos la leerá
para recordarnos que no estamos solos
y regalarnos un pedacito de su ser.

Pocas veces me siento tan cerca
del (horrible, inmoral, mezquino)
género humano

Pocas veces

Ayer fue una de esas:

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------


QUÉ ESCONDÉIS
              
              En el “ardor guerrero” no puede haber poesía
ser “el novio de la muerte” es una necedad
la bandera es un trapo a un palo atado
“viva la muerte,”es un vómito de raposas y chacales

¿Qué escondéis…, Qué…?

No sólo queréis amasar fortunas
no sólo queréis dominar al hombre
el prestigio y el poder son vuestros dioses
las medallas que ostentáis, están manchadas de sangre

Si tuvierais valor,
si tuvierais valor, abriríais vuestras mentes
pondríais vuestros pechos desnudos al sol
os tiraríais vestidos al fondo del mar
y dejaríais al coral que os funda las sienes.

Si tuvierais valor,
conoceríais la belleza de la vida
si tuvierais valor,
conoceríais la armonía del océano
si tuvierais valor,
conoceríais el verbo compartir.

Pero no,
No tenéis valor.

Optasteis
por vivir de las migajas del banquero
por defender con las armas los poderes
por ser guardianes de las clases que dominan
por imponer las miserias con la muerte.

No, no tenéis valor
Vuestras mentes son el nido de las ratas
las barrigas el cobijo de las hienas
escondéis en el pecho mil serpientes
Y se os convirtieron los brazos en caimanes
……………………………………………….

Nos obligasteis a caminar entre zarzas
Nos robasteis el pan, el vino, la casa
Nos encerrareis en vuestras malditas cloacas
Pero allí
No olvidéis
Desde allí
              Seguiremos pensando.

(Rufino Hernández)

10 comentarios:

  1. Me encanta tu entrada.
    Ojalá nos dejen otra opción que la de pensar.
    Aunque esta es la que más les duele y les desconcierta.
    La libertad de nuestro pensamiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la libertad de nuestros actos movidos por ese pensamiento. Vienen tiempos en que tendremos que emplearnos a fondo ante la tiranía.

      Eliminar
  2. un abrazo a rufino y marga y gracias por todo andres y rebe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grandioso el poema de Rufino. Me inspiró, y de qué manera.

      Eliminar
  3. Al menos que quede cosntancia de que no estamos conformes. Las mayorías no dan derecho a cualquier cosa, aunque algunos lo crean así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Como ejemplo el que crea que esta reforma laboral es buena o tiene intereses o es un necio.

      Eliminar
  4. Son sólo palabras pero no hay nada mas fuerte, y hermoso ke el aliento de una voz amiga.
    Y volviendo a la poesía de rufino personalmente me recuerda mucho a las palabras de unamumo: venceréis pero no convencereis

    ResponderEliminar
  5. Cierto. Y a veces reconfortan de qué manera. "Vencereis, pero no convencereis". Y seguimos pensando. Aunque seamos poquitos caminamos hacia la lucidez como buenos seres humanos.

    ResponderEliminar
  6. Nunca deberíamos perder esa conciencia, y seguir pensando por mas que duelan los pensamientos... porque hay que ver como duelen a veces, pero no podemos tampoco conformarnos solo con el pensamiento, el abandono es una prisión donde se muere lentamente.
    Geniales y reflesivos ambos poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El abandono de una parte de la población hace que los indignos vayan ganando el partido. Pero esto tiene que cambiar.

      Eliminar