sábado, 31 de marzo de 2012

He coleccionado un momento



Mayea marzo que va a terminarse. En las ramas de los árboles aún desnudos hay algún nido de cigüeña, aunque ya han florecido los almendros. Pronto lo harán los cerezos. Se echa de menos la lluvia de la que ya hemos olvidado su tacto.

Estaba buena la tarde, la respiraba, miraba el sol pintando los edificios, me compré una pera para merendar y saborear todo lo que mis ojos contemplaban. Daba mordiscos pequeños y masticaba despacio. Una vez, otra, hasta que de la pera no quedaba más que un esqueleto de un solo hueso de rara verticalidad, el residuo donde se alberga una pera futura que no me suele gustar comer, aunque quizá sea más fruto de la inercia, de haberlo hecho así desde niño que de repulsión, supongo que nunca he pasado el hambre suficiente para terminar esa parte de las peras. Fue más o  menos cuando mi paseo llegó a su fin. Sigo echando de menos ratos más largos para tantas cosas. Dejé el móvil en silencio perdido en no recuerdo qué bolsillo para que nada me hiciera dejar de deleitarme de esta tarde irrepetible de primavera sedienta pero hermosa. Me pregunto cuando lloverá, el cielo es tediosa y espectacularmente azul. Azul cielo de primavera. Estaba cansado es verdad, pero lo disfrutaba hasta la pulpa. Ha sido fácil coleccionar este momento, se me ha brindado sin pedir nada, albergarlo en la memoria junto a otros, disfrutarlo porque contemplar estos inabarcables momentos me mantiene más vivo.

No tengo ese poder, lo sé, pero me hubiera gustado que para siempre fuera esta tarde de primavera, sencilla, igual a otras, irrepetible, hecha a sí misma.


12 comentarios:

  1. Que grandes e irrepetibles momentos, lo bueno es darse cuenta como es tu caso y disfrutarlos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, estos momentos le reconcilian a uno con la vida.

      Eliminar
    2. Lur, sino vivir puede ser una condena.

      Eliminar
    3. Y tanto Trecce. Y le hacen sentirme más vivo.

      Eliminar
  2. ¿Sabes? mientras leia he sentido una paz tremenda, ha sido muy agradable, un cielo azul. sediento. pero azul, un arbol que florece y un jugosa pera para saborear. Instantes sencillos, no hace falta mucho más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad qué si?
      Me alegra que hayas sentido la misma paz que yo.
      Beso.

      Eliminar
  3. Quizás a usted le hubiera gustado quedarse atrapado en el tiempo. Aunque no sé si sería una condena o sería la "repera" XD. ¿No se cansaría de vivir siempre lo mismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cansaría, pero sucede que poca gente suele estar despierta ante estos espectáculos y menos aún disfrutarlos, pues le pisan sus responsabilidades.
      Pero un día entero así, ¿a quién no le gusta?
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. muy buena foto y mejor texto.

    PD: hoy a llovido de cojones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya era hora que lloviera.

      PD: la foto no es mia.
      ;P

      Eliminar
  5. "...son aquèllas pequeñas cosas..."
    Es recuperar el tiempo que, dicen, no tenemos, es volver a apropiarnos de èl, abalanzarnos sobre el tiempo que nos pertenece, haciendo con èl la nada misma y asì, disfrutarlo: "...el placer del ocio..." Nada, ante la mirada de los que corren dicièndose a ellos mismos que hacen de todo, pero, en verdad, nada hacen con todo. Sòlo corren, tras todo, que es nada.
    Disfrutar de una tarde de primavera invernal, o de un otoño con brisa de verano, como es mi escenario, y sentarnos sòlo a mirar, mirarnos, oler, olernos, sentir, sentirnos, sentarnos sòlo a hacer eso. Eso Tanto! Eso Todo! que para aquellos que corren es nada. Què suerte què el mundo estè asì divido, de no ser asì, serìamos muchos los que estarìamos sentados sobre el pasto hùmedo, disfrutando de la nada, serìamos tantos que no podrìamos distinguir el cambio de las copas de los àrboles al mudarse de estaciòn...
    El "Para Siempre" puede ser un estado del alma, màs que una marca del tiempo...Disfrutà entonces de ese Para Siempre, comièndote esa rica pera...

    Abrazos, de otoño en la piel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Aquellas pequeñas cosas". Serrat siempre dice las cosas más hermosas que uno mismo, je je.
      Ojalá fuésemos todos los que nos parásemos a mirar "el cambio de las copas de los árboles". Si toda la humanidad prestase más atención a estos sucesos y les diese más valor este planeta sería diferente, empezando porque nos mataríamos menos. No lo dudes, este es mi pensamiento.
      Abrazo transocéanico.

      Eliminar