martes, 29 de enero de 2013

Sobre la oscuridad que nos rodea y los seres que nos salvan de ella

(Para Daniel Alonso, que lo entenderá como nadie)

Vivimos a oscuras, no porque el mundo lo esté. El mundo es un lugar luminoso. Deberíamos poder mirar las cosas con facilidad hasta quedar ciegos algunas veces. Sin embargo nos obcecamos en nuestra ceguera.

Los-cerramos
 Cerramos-los 
                             OjOs

            Tercos
             Tercos

con denudados
               nudos

              necios


Sumidos en esta oscuridad autoIMPUESTA nos sobrevuelan sin que lo sepamos casi nunca luciérnagas, seres sobrenaturales que hacen brotar la luz desde dentro de sí e iluminan cuanto les rodea, aunque no necesariamente estén dotados de alas o elementos para surcar el aire. Si una de ellas te roza con la yema de los dedos o el más común seseo de sus labios (así es suficiente) es entonces cuando te inicias a la vida y se hace la luz cual milagro bíblico. Y no porque crea en Dios, ya no creo en Dios, pero si en otras cosas, algunas tangibles y otras etéreas como esta luz que cuando llega me penetra, llena y finalmente rebosa provocando que yo también irradie luz, aunque no sea más que la de un satélite terrestre. Hermosa si, pero inútil.





A veces presientes a las personas aunque no hayas podido oler su alma.

Convencido hasta romper mis dientes de apretarlos dormido de esta máxima que la vida ha tenido a bien enseñarme, a veces he presentido-presiento-presentiré a algunas personas, personas que pudieron-pueden ser cotidianas, habitar a diez mil kilómetros o en 140 caracteres,
 letras
  palabras
   números
    abrazos
     canciones
      mails
       miradas
        llamadas
         silencios
          asombros
           inspiraciones
            susurros-gritos
             momentos

                aleteo 
                        a aleteo
                  tweet 
                        a tweet
                   Luz 
                        a luz.


Posdata: Algunas son parte fundamental de mi vida o lo han sido, otras aún no se han materializado pero puede que lo hagan, las menos fueron un fracaso estrepitoso de mi puntería del presentimiento, y la que espero sea la mujer de mi vida a partir de algún día aún por determinar hasta la fecha, no se ha convertido en beso... 
             Continuará...


8 comentarios:

  1. Bueno, como poco me hiciste reir con tu posdata... y eso es luz creeme para un día mas bien oscuro tirando a negro. En cuanto a esa otra oscuridad que hablas, pues si, hay muchas personas ciegas u obcecadas en cerrar los ojos, no se si por temor o por cualquier otro motivo... a saber, pero no es mi caso, soy muy propensa a la luz, interna y externa, a tener los ojos bien abiertos no vaya a ser que pasen y me las pierda, aunque a veces los acontecimientos quieran obligarme a cerrarlos, pues ni modo... aunque se apague la luz siempre nos quedaran las velas jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial haberte rascado la risa.
      Nunca dejes de tener los ojos abiertos y disfrutar de las mejores cosas del mundo.

      Eliminar
  2. Me enamoro a cada instante;
    una mirada, un gesto, una sonrisa, una caricia, una pausa un silencio... rompen la vorágine de dia a dia en el que nos precipitamos como una catarata sin fondo, sin percatarme de la sucesión de instantes que ya no volverán, como las lágrimas en la lluvia,de blade runner
    M dávila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vuelven, porque la vida no es una noria en la que las cosas pasan una y otra vez. Las cosas pasan una vez y hay que disfrutarlas cuando suceden. De eso se trata.

      Eliminar
  3. Si que mola Blade Runner

    ResponderEliminar