lunes, 31 de marzo de 2014

Lo que fuimos sin ser

Lo que fuimos sin ser.

El miedo de probar la saliva caliente de ambos
dos
      centrifugando
                         en bocas hambrientas
                    y
          sexos sedientos,

fue más fuerte que el deseo
o el proyecto de fundirnos en un abrazo
o el combate que libran demasiadas veces
                                     demasiado tiempo
                                     realidad y deseo.

Había demasiada realidad y deseo inútil en ambos
para llevarnos a la única isla en la que seguía siendo posible el naufragio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada