sábado, 6 de septiembre de 2014

El perfume de su huida

Lleva el paso acelerado, como huyendo de su cuerpo físico, 
de Las Llanas, del aroma de su piel y de cuanto haya sido esa noche, 
si es que ha sido algo más que tacones, maquillaje, ropa de pija y ese chal en el que resguarda sus hombros 
del aliento de la madrugada.

Descubro cuando me adelanta que es muy hermosa. 
Echa a correr unos treinta metros 
cuando se pone a mi altura por la izquierda 
y puedo entonces oler su perfume 
que me corta los pulmones como un cristal roto 
en el momento de entrar en mí.

Ya explicaba Süskind que el olfato 
es el más primario de los sentidos, 
y que los perfumes de las personas 
nos pueden hacer conocerlas.

He olido la huida de una mujer de su propio aroma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario