martes, 9 de septiembre de 2014

Tu risa es espectáculo (más certezas cobardes)

(Canción de Ferreiro en mi cabeza para ambientar el final del final de nuestros encuentros) 
       
Todo está bien,
perfecto, 
en su lugar.               
El planeta gira sobre su eje,
la luna mengua y crece según toque
y la cosecha está recogida.   
Nada, parece indicar,
          que vaya a salirme de la raya. 
                                                              
Hasta que me la encuentro
                                    y saluda:
                          habla  
                               y sonríe.
No sé si es esa sonrisa
-rompiendo el normal discurrir de los sucesos terrestres-   
que siempre hace que me salga
        de la raya;    
o que anoche estuviese
más hermosa que nunca   
(¿crece en hermosura cada día que pasa?)
                                   
Puede que lo único cierto,
sea                                      
lo mucho que abro los ojos
cuando sonríe
y que me anula para contemplar,
las estaciones
          o
las certezas previas,
                     necesarias todas para armar
mi respiración.

Cuando se pierde entre la gente
-y siempre es así-
no me ve suspirar por el peso
de todas las palabras que no le pronuncio,
ni cómo suena esa canción de Ferreiro en mi cabeza, 
que canto bajito como un susurro,
mientras se pierde entre la gente....

"Tu sonrisa fue espectáculo....
                    espectáculo....
              espectáculo....
                   y tú ni siquiera lo llegas a notar...."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada