sábado, 26 de julio de 2014

El silencio no dice nada

Dice que le gusta
mi modo de acariciar
los estambres de las flores,
algunas nubes
y otras cosas.

Me quedo paralizado y en silencio
unos segundos
pensando en lo que me dice.

Decido agradecérselo
muy educadamente
e insinúo que me gusta
la forma de sus alas,
que asoman
             -y no vean cómo-
por detrás de su espalda.

En los segundos que me quedé suspendido en el silencio,
dudaba entre ser agradecido
o ser (o no ser)
más prosaico
y decirle -me gustas,
pero no dije nada más.

Nunca digo nada más.

miércoles, 16 de julio de 2014

Su tesoro

El tesoro
no estará

en tu espalda.

El tesoro
no es

tu espalda.

Lo es

toda la extensión
de tu geografía
y tus puntos cardinales:
desde la punta
de la punta de tus pies,

hasta la punta
de la punta de tus cabellos.

martes, 15 de julio de 2014

La prueba del verano:

El reto para este verano
es
    será

encontrar
              el tesoro
en la inmensidad
                    inexplorada

de tu espalda.

domingo, 13 de julio de 2014

El color de tus ojos

Ayer
que no fue ayer,
he terminado por aprenderme el color de tus ojos.

Olvidaba memorizar su etiqueta,
secuestrado por su intensidad,
por el brillo que tienen cuando sonríes
o los trastornos que me causan cuando me miras.