miércoles, 4 de noviembre de 2015

Las cosas que nunca te dije

Sin haber visto la peli de Coixet, unos versos que siempre recitaba antes de cantar "Todo lo que no te escribí", una de esas canciones imprescindibles que compuse y, no sé bien porqué, ya nunca canto.

Una historia de amor llevada al límite.
Dos cuerpos amándose hasta caer exhaustos al alba.
Caricias pesadas como piedras y gemidos estruendosos.
Una mujer que mirando fijamente a sus ojos pregunta:
¿Por qué siempre te quedas callado cuando me miras?....

Por las cosas que nunca te dije.

jueves, 18 de junio de 2015

Tengo en la cara todos los inviernos

Me miro al espejo
y tengo en la cara todos los inviernos.
Todos.
Los vividos y algunos otros
que no sé de dónde vienen
pero están
y están como usados,

de otras vidas y otros espejos.

Paisajes de Primavera VI

Hay adolescentes en los bancos,

niñas en los columpios

y niños jugando al fútbol como preludio de la estación que viene.

Hay largas piernas de mujer que terminan en el fin del mundo,
paseando en falda por la ciudad de Dios.

Y recuerdos extraviados del final de las clases
que explotan como bombas de mano,

                               en estos días
de atardeceres naranja que incendian el cielo,

                               en estos días largos
como piernas de mujer
alcanzando el fin del mundo.

jueves, 9 de abril de 2015

La Doble fila en La habitación sonora


"Duermo en doble fila...."
                                             Quique González

En la vuelta a casa las noches de otra vida, dejaba el coche en DOBLE FILA y paraba en La habitación sonora (que ya no está) para malllegar acunado por el alcohol a mi cama (insoportablemente) vacía, prescribiéndonos infatigables esa otra droga de los WhatsApps que nos hacían cruzar todas las distancias hasta donde quiera que estuviésemos.

A veces llorando, otras maldiciendo, las más inconsciente, me tumbaba cada una de aquellas -inútiles- noches, mirando las estrellas de plástico del techo de mi habitación con la ventana abierta, hubiese escarcha, plenilunio o nada. 

Cuando por fin dormía, siempre agotado, atravesabas mi cuerpo y mis sueños (tantos!) para besarme los labios.
Jamás dejaste de hacerlo.

Ese fue mi mundo (cada noche de) aquella vida, acortándonos la distancia con palabras, acortándome la vida con alcohol y cansancio,
hasta que volvimos a estar juntos.

lunes, 30 de marzo de 2015

Amor de hijo


A mi madre, ejemplar en la enfermedad

Es amor
     ,madre,
     amor
                 puro,
imperecedero
que nunca
se agota
ni desfallecerá,
en el trabajo,
–que no lo es-
de sostenerte si te fallasen las fuerzas
o doliese tu corona de espinas.

Presos de fragilidad,
habremos
   tarde o temprano
–que es ahora-
cuidar de tu sombra
–o si fuese necesario-
cosértela a la silueta.

Es amor
   ,madre,
lo ha sido siempre
y siempre lo será,
perdurando
aunque ya no existan
nuestros cuerpos de carne
y   –sobrados de-   huesos.

Es amor
     madre,
amor a contrapelo
porque me sigues peinando
al contrario de cómo me gustaría
     –y yo ya no me peino-
pero está en el acto de que me peines

TODO.

Marzo

Estrecho de Gibraltar,
dos fuerzas de la naturaleza enfrentándose, midiéndose.
Lucha de gigantes,
dos civilizaciones mirándose, solapándose, influyéndose.

"En un mundo descomunal
siento mi fragilidad...."

Mujer fatal
lo mejor y lo peor,
te da y te quita
te quita y te da:
solea aliento (que es Primavera)
y nubla tus andares (que también es invierno).

En los Marzos más hermosos,
los de las postales,
los de las cigüeñas con sus nidos,
brotan tardes soleadas de paseo,
así que me calzo mis zapatillas desgastadas
y camino en pasos solitarios,
o con Quique e Irma por el río
que me invitan a trepar por un árbol
o con Ángela y su bici prestada
que la lleva a muchas partes.

Las mejores noches son cielos abiertos sembrados de estrellas
y los días mejores, almendros blancos nieve
con casi 21 muescas de invierno
emocionadas por la vida que explota
y pinta en la respiración
a Machado.

Las 11 restantes de Primavera
corean felices la riada de galaxias y cantos
del equinoccio de dos titanes que se miden.

domingo, 29 de marzo de 2015

Paisajes de Primavera IV

Marzo aún era capaz de cielos azules

y de la luz de la Primavera
incandescente
en la noche iniciada.

Paisajes de Primavera III

Las campanas de Pascua
marean el aire de la ciudad,
mientras, ajena,
la Primavera avanza
desde nuestros corazones
aventados por irrevocables esperanzas.

Sin dejar nunca de caminar,
hacia adelante, siempre hacia adelante.

martes, 24 de marzo de 2015

Paisajes de Primavera II

El tiempo

                    y las flores

detenidas

                   en su mirada.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Paisajes de Primavera I

El calendario marca unas fronteras
matemáticas,
infalibles,
divisorias,
ficticias.

Instalados aún en lo que se dice Invierno
con tardes soleadas de paseo junto al río,

la primavera avanza y la llevamos en nuestros corazones.

martes, 10 de marzo de 2015

Nos hacemos (todas) las noches

Un poema con una dosis extra de ternura,
por aquellos días en que la echábamos en falta:


Nos hacemos (todas)                         las noches
                                -cada una de ellas-
con sus estrellas y almohadones,
     su Teletienda y sus luces de ciudad

y, algunos días que elegimos
con más amor que acierto,
deshilachando las horas y las migas del almuerzo 
o, perdiendo de la ropa
recién sacada de la lavadora,
los botones de nuestra camisa de los días sin aliento
entre tu sexo, mi abrazo y el deseo nunca
satisfecho,
avanzando inquebrantable contra el viento,
cubriéndonos de la pureza de tus alas blancas, inabarcablemente bondadosas,
              
                inabarcables.

sábado, 28 de febrero de 2015

Febrero

Las nieves de enero perduran, 
como lo hacen algunos malos tragos,
enroscados a garganta y cabeza.

Montes blancos a estrenar
y besos por abrir,
en el mes con días robados.
Tal vez se encuentren los que faltan
en marzo o enero,
o quizá en la primavera,
que se intuye cercana
y se alcanzará, como todas las veces antes,
hasta el fin del mundo y las estaciones.

Me dejo deslizar por noches de pies fríos,
y falta de sueño y sueños,
empapándome en las tardes que alargan
,con la promesa en el regazo,
de flores, luz y playas, 
en estaciones más propicias al sexo y el porvenir,
porvenir que villanos y malas damas
se llevaron en maletines
no sabemos bien adónde.

martes, 10 de febrero de 2015

La tarántula

Eres negra sucia
      negra fea,
por fuera y por dentro.

   Tus metálicas patas
caminarían,
       pero acuchillan.

Sólo te mueve el afán
de hincar tus colmillos,
-no para alimentarte-
-que tal vez podría entenderse-
sino para zaherir vidas
por zaherir vidas.

Si hubo sangre en tus venas
lo cierto es que ahora

                       (sólo)

están llenas            de ponzoña.

Eres un animal enfermo de sí mismo,
un mero alma sin rumbo.