sábado, 28 de febrero de 2015

Las locas

Dice Ángela que dice Alba: "Se suele escribir siempre para halagar a los locos, a todos nos molan hasta que nos encontramos con uno. Así que ya era hora que alguien escribiera algo así."


Salen de los manicomios
             y los patíbulos,

brotan de los accidentes de carretera
              y los precipicios,

surgen saltando de improvisto
desde escombreras
                         y ollas a presiónsanguínea
hacia tu persona,
           para (tal vez)
menguar tu alma, cegarla, hacerla varios líos,
dejarla dando vueltas de ciempiés en el laberinto del Minotauro
o, desorientarla en un barco sin timón de un océano sin costas.

Ellas, las locas, 
puestas (sin ingerir un gramo) en fila,
puestas de desvivir,
mirando las cosas con cara rara
y haciendo cosas malas, ralas, raras.

Ellas, las desquiciadas,
desconcertadas y desconcertantes,
      torciendo muecas ajenas,
   retorciendo neuronas y
reretorciendo entenderas,
para que desentiendas,
porque nunca entenderás nada.

Ellas son así,
                        inconsciente
                   o alevosamente,
algunas veces
con cuentas pendientes de otros
o fabuladas para la ocasión,
cargando contra una incauta diana
con cara de #estúpidonoentiendonada,
si es que en el pozosinfondo de la locura,
hubiese algo que pudiera ser discernido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario