viernes, 13 de mayo de 2016

Dejá vu no devuelve la sonrisa

Dejá vu (si puede escribirse así) fiel a su cita, la lluvia y su cigarrillo, estaba montando guardia una vez más en el lugar de todos los días a la misma hora cuando vuelvo de trabajar, que igual se cree que no me fijo (nada más lejos).

Hoy, que lo sepan, fue diferente, hoy le sonreí -qué se habrá pensado- y el tío seta no ha hecho nada (qué descaro) y eso que elegí una buena sonrisa, de las que merece la pena pararse a mirar. Él ya estaba parado y sólo le faltó mirarme, y ya puestos con carita de cordero degollado, pero no coló y me dejó desolado como esta Primavera otoñal.

¡Qué lo sepan ustedes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario