sábado, 6 de agosto de 2016

Hoy es un sábado mejor

Hoy no es un sábado cualquiera,
hoy es un sábado mejor.
Cerró El contrapunto, y eso es muy mala noticia,
aunque no había sintechos
durmiendo en el cajero de camino a casa,
el viento que cruza la ciudad
se entretuvo a (des)peinarme el cabello,
David y yo desglosamos nuestra
precariedad laboral en las últimas cañas de la última noche del Contra, pero -contradictoriamente- nos sentimos mejor

¡Y más guapos!
Isra y Sonia me contaron cuentos bonitos
para dormir a gente bonita.
Y dormí mejor, como nunca.

Hoy no es un sábado cualquiera,
hoy es un sábado mejor.

Descansa en paz Contrapunto

No hay comentarios:

Publicar un comentario