sábado, 8 de octubre de 2016

Autobús urbano sábado por la mañana

La mujer más hermosa del mundo ese rato va montada en el mismo autobús que yo.
La miro agotado, semana dura, pero extasiado ante tanta belleza.

Me bajo antes de ella y lo maldigo, la seguiría por toda la ciudad olvidando la agenda y el cansancio,
para tan sólo,
disfrutar de todo lo que en mí genera su belleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario