miércoles, 16 de noviembre de 2016

Todo lo que te dije en mis silencios

       He escrito tanto,
        que quizás al verte,
        agoté ya las palabras...

Ayer, después de mucho tiempo, volví a tocar Todo lo que no te escribí, estremecido como cada vez que la he tocado, me acompañaba por primera vez una extraña sensación, me sentía como si no fuese yo quien hubiese vivido tantas cosas a través de esa canción, como si los momentos de mi vida a los que había puesto banda sonora, jamás hubiesen sucedido.

Como si fuese otro, el tipo, que había escrito una metáfora de las mujeres de su vida, y por las que puede fuesen a venir, que a veces, con mirarse en silencio, era suficiente para que todo fuese posible.

Otro parece ser el que tocó esa canción el primer día que se conocieron. Ella sin dejar de mirarle mientras tocaba, sabiendo que se estaba enamorando, y que desde ese momento, vivirían la historia de amor más grande.
Y otro parecía ser ayer, el que en los silencios de las cosas no dichas, lo dice todo.

Quizás en otra vida se titule Las cosas que nunca te dije, como siempre quisiste. O deje de tener título y sea sólo, como siempre me decías, tu canción.
Aunque la compusiese tiempo antes de conocernos, porque como me cantabas algunas veces, antes de conocerme ya sabías que me querías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada