miércoles, 13 de abril de 2016

El amor o algo parecido

Los movimientos telúricos
que le provocaba su presencia,
esquivar el cruce con sus ojos
cuando estaban juntos,
provocarse gritos sordos en la cama
combatiendo por no enamorarse,
la penitencia venenosa
de tener que negarse cuánto le gusta.

Y la certeza de que todo aquello
terminaría con ella.