viernes, 31 de marzo de 2017

Quiero bailar

Para Ángel y Vicki, por descubrirme la danza, uno de los senderos de expresión más hermosos del que somos capaces como especie.

- ¿Ves esa niña?¿La de la derecha? -Indicándolo con la cabeza-. Somos vecinos. Desde que vió a nuestra hija bailar, bien pequeña, sólo decía quieo bailá como C.
Y se apuntó al conservatorio de danza, aunque ella es de clásico y C de español, pero le daba igual, sólo quería bailar.

A quien escuchaba, "bailar" empieza a parecerle una palabra poderosa, y se queda un rato en silencio masticándola despacio, hasta que empieza a hablar, más para sí que para su compañero, con la mirada clavada en las bailarinas.

- Es como en Billy Eliot, tío ¿sabes? De críos sólo nos enseñan un balón, pues todos como imbéciles a jugar a fútbol, qué vas a hacer, en la peli lo mismo con el boxeo. Si nos lo enseñaran todo y después nos dejaran elegir...
Y lo de Billy, sencillamente acojonante, sublime por lo sencillo, que un día, por accidente, o lo que sea, terminar en clase de ballet, y dios, parecerle la cosa más increíble del mundo. Normal. Me lo está pareciendo a mí que es la primera vez que lo veo y no me dan las pupilas para abarcar tanta belleza.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Turnedó

Llovía.
Bueno, en realidad no, aunque puede que lo recuerde así para darle más dramatismo.
El día en que la mujer de tu vida te deja, siempre es el más dramático de todos los vividos.
Era de noche, eso sí, y me enviaba SMS: "que no dejas que te quieran, sólo quieres que te abracen".
Seguro podía haber escrito algo de su cosecha, nunca le faltaban palabras, fusilar Turnedó era poco elegante, incluso para ella, chica formal.
Y remató "el doctor me recomienda que no me quite mi abrigo, que no esté ya más contigo".

No fue la mejor noche de mi vida, en las películas queda bien utilizar una canción para dejar a alguien.
Así que supongo que por terminar bien el film me fui a emborrachar, aunque no hubo un garito con humo ni un camarero que se llamara Mike y escuchara mis penas.

Lo excelso de aquello, es que a mí y mi cara de imbécil, nos dejaron con una canción cojonuda, que yo entonces aún no había escuchado pero hizo que me pareciera un truño.

jueves, 16 de marzo de 2017

Viernes

Me gusta cuando vienes
a quitarle la r
                    a los viernes.