jueves, 22 de junio de 2017

Baja el verano

Ha llegado el verano,
y BAJA, como bajan
los villanos
de sus áticos
de incógnito,
de muchimillonarios,
a hacer el mal,

sobre la ciudad,
los bancos y los campos,
sobre cuerpos indefensos
-los nuestros-
contra los que percuten,
a plomo -geométricamente verticales-
sobre la cabeza
-como puñetazos de Bud Spencer-
y los muy pobres cuerpos, desprotegidos,
que sólo saben protegerse,
sin poder, de este calor,
que por robar, nos roba hasta el aire,
inspirar y expirar,
la vida.

lunes, 12 de junio de 2017

Cuando llega la lucidez

Yo intenté, aún lo sigo practicando,
eso de los lúcidos
-los niños de "El club de los poetas muertos-
de ir a buscar la pulpa de la vida
y comerla a manos llenas,
manchándome la cara,
hasta quedar saciado.

Luego sucede el miedo
y uno se atraganta.

jueves, 8 de junio de 2017

La Catedral de Valladolid

pétreos dioses
sobre copas de árbol,
a semejanza de humanos,
en la Plaza de la Universidad de Valladolid.

sábado, 3 de junio de 2017

El tiempo

El tiempo no es lineal, ni homogéneo,
a veces va a toda ostia y,
a veces lento.
A veces incluso se detiene,
y no es necesario que suceda nada
aparentemente llamativo.
A veces basta una frase, un saludo, o menos,
casi la nada, lo etéreo más etéreo,
oler su perfume una noche de fiesta, o
su forma de mirar,
aunque nunca me mire
-nunca lo hacen-
para que el tiempo se detenga, denso, congelado.

Me pasa a veces.
Y en cada vez, maldita sea,
el tiempo vuelve a ponerse en marcha.