domingo, 22 de octubre de 2017

Parábolas

Las matemáticas se me daban francamente mal, francamente.
Siempre arrastrando la asignatura y sin entender nada.
Cuando tocaba el rollo ese de dibujar parábolas en base a fórmulas matemáticas,
yo nunca sabía hacia dónde se dirigirían las mías, que iban a cualquier lado de la hoja cuadriculada,
excepto adonde debían dirigirse.
Con esta mierda del amor me pasa exactamente lo mismo,
sigo sin entender nada,
y las putas parábolas dibujan líneas que, como poco, se me caen de la hoja.
Y es la bajona total.
A veces es todo una pena que pá qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario