sábado, 16 de diciembre de 2017

Detrás de ella

(Huele, como deben oler los ángeles)


Detrás de ella, demente,
paso más
paso menos,
invidente.

Detrás de ella,
atraganta,
la sinfonía de su perfume,
mi conciencia desbarata.

Detrás de ella,
como perro guardián,
atado a sus caderas
sin poder hacer nada más.

Detrás de ella,
tiemblo y rabio,
porque ella,
de ella,
nada dará,
más que ese perfume.
Intoxicar.


                                          Valladolid, agosto 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario