miércoles, 6 de diciembre de 2017

Qué malo es desvelarse

Qué malo
es desvelarse.
Pirañas con piñatas,
aterrizan en mi cerebro,
y se entretienen, lo mismo,
reventando las piñatas
en mi oído,
que masticando, el mi pobre cerebelo.

Desvelarse es lo siguiente mejor,
a perder el aliento cuando la vida,
te calza un puñetazo en el estómago.

Qué malo
es desvelarse.
Tan malo como que ahora no estás,
y cuento las horas, como ovejas
de un insomnio ingobernable,
que me deshace,
     y me       hace un dolor
enfermizo por todo el cuerpo,
y una agonía de mierda en el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario